Buscar este blog

Recomendaciones

NO ESTOY ACEPTANDO LIBROS PARA RESEÑAR HASTA NUEVO AVISO

My life with immortals

30/11/11





4.Blood

Llamé al trabajo para decir que no iría y seguí durmiendo, estaba demasiado cansada como para ir a trabajar así que seguí durmiendo sin importarme la hora que era. No me apetecía comer por lo que ni me moví de la cama hasta entrada la tarde.

Cuando oscureció me levante por fin y me fui a bañar, mientras la bañera se llenaba me quite la ropa, me quede mirando el cuerpo viendo varias marcas más de ellos que no había visto. Suspire y me metí dentro de la bañera cerrando el grifo del agua. Me sumergí en el agua mojando todo el cuerpo y cabello y luego comencé a pasarme la espuma por los brazos y el pecho. Me quede un rato así hasta que note que había alguien más en el baño, abrí los ojos y vi que era Jayy, ladee la cabeza mirándole.

-          ¿Qué se supone que haces aquí Jayy? – me senté en la bañera sin dejar de míralo.

-          Estaba preocupado por ti, fui a verte al trabajo pero me dijeron que te encontrabas mal y que no habías ido – dijo mientras se acercaba a la bañera y se fue quitando la ropa.

Cuando quedó frente al borde, encogí las piernas para que pudiera entrar en esta, él entro tranquilamente y se sentó poniendo las piernas a los lados de mi cuerpo, sonrío y se pasó agua por su cuerpo.

-          Siento mucho lo de las marcas. No era mi intención, pero olías muy bien excitada- dijo con media sonrisa sin dejar de mirarme.

Me sonroje cuando dijo aquello y agache la cabeza un poco jugueteando con la espuma que quedaba flotando aun por el agua.

-          No importa, me lo pase muy bien – alcé la cabeza y sonreí.

Vi que se acercaba a mí y me dio un beso en los labios, se lo correspondí y luego cogí el champú para que me lavase el cabello. Cuando terminó de enjabonar todo mi cuerpo, me di cuenta de que estaba sentada encima de él, con la espalda arqueada hacia atrás jadeando por las lamidas que me hacía en mi pecho, una de sus manos estaba en un pecho y la otra jugaba entre mis piernas.

Aquel juego seguía gustándome cada vez más, por suerte la noche anterior a conocerlos, ya hacia como un año que no era virgen por lo tanto era menos vergonzoso hacer todo aquello. Me gustaba tanto aquello que cuando vi que se abría una herida en la muñeca sin darme cuenta me lancé a esta a succionar aquella sangre rojiza.

Me alzó fácilmente cuando se levantó de la bañera, mientras me entretenía lamiendo su cuello y pecho, note debajo de mí la cama y luego a él encima acomodándose entre mis piernas. Le mire con lujuria y los ojos entrecerrados.

-          Anda… dame más… más de ti… - dije entre suspiros y jadeos esperando a que me diera más sangre

Jayy simplemente sonrío y me beso notando como se llenaba de sangre mi boca, comencé a frotarme contra su cadera buscando más contacto de él. Todo mi cuerpo se iba calentando pidiendo más.

Entró en mi haciendo que soltara un gemido de placer, cerré los ojos y me deje llevar por las sensaciones y todo lo que Jayy hacia sobre mi cuerpo, movía mi cuerpo como quería y yo me dejaba hacer, todo mi ser vibraba con aquel sexo que me daba, haciendo que volviera a perder la noción del tiempo.

Cansada y sin poder moverme me quede jadeando y temblando tumbada en la cama cuando por fin Jayy terminó con aquel ritual.

-          Voy a buscarte algo de comida – sonrió acariciándome la cabeza, me dio un beso en esta y yo cerré los ojos.

Cuando los abrí él ya no estaba en el piso, me fui a la ducha a pasarme el agua, me sequé bien el cuerpo y luego me puse el pijama regresando a la cama a esperarle a ver que me traía para cenar.
Me quede medio dormida esperándole, cuando abrí los ojos vi que había vuelto y me esperaba al lado de la cama, me levante y le tome la mano yendo al salón a comer.

-          ¿Luego quieres volver al estudio de grabación? Dahvie tiene ganas de verte. – sonrió sirviéndome la comida.

Vi que había traído espaguetis a la carbonara y un gran chuletón, suspire al ver que todo lo que había me gustaba y sin responderle comencé a comer.

-          Me parece genial, yo también tengo ganas de volver a verlo. – sonreí después de tragar los espaguetis. – Pero nada de sexo, vais a matarme entre los dos. – murmure llevando a la boca un trozo del chuletón.

-          Tranquila seremos buenos por unos días – soltó una carcajada mientras se sentaba enfrente y me miraba mientras comía.

Luego de recoger los platos y lavarlos, me vestí con algo sencillo, unos pantalones negros, una camiseta negra de manga larga y un jersey también negro. Cogí la cartera y regrese al lado de Jayy, cogí las llaves y salimos del apartamento cerré con la llave y luego fuimos al ascensor para salir.

Ya afuera, respiré hondo notando que el aire me enfriaba un poco y me puse a caminar al lado de Jayy tomados de la mano yendo hacia el local, fijándome por dónde íbamos para la próxima ir sola a verlos.

2 comentarios:

  1. la van a dejar medio muerta x tanta faena .__. xD xD!!
    atte: moe

    ResponderEliminar

Este blog se alimenta de comentarios.
No se permite spam o faltas de respeto hacia los escritores y hacia la admin del blog

Tu comentario será publicado después de ser aceptado cualquier duda, sugerencia envia correo a lasresenasdeandariel@gmail.com

Las reseñas de Andariel | By Dreaming Graphics Con la tecnología de Blogger