Buscar este blog

Recomendaciones

NO ESTOY ACEPTANDO LIBROS PARA RESEÑAR HASTA NUEVO AVISO

13 Vampiros por el mundo | Andariel Morrigan | Nueva historia de vampiros

15/10/14

¡Buenas!

Aunque no lo parezca intento terminar alguna de las historias que tengo en el ordenador, pero también me salen historias nuevas.

Hoy quiero presentaros una nueva historia de vampiros inspirada en el relato corto Los vampiros de Detroit.

Os dejo lo que tengo escrito del primer capítulo, espero vuestros comentarios ^^





13 Vampiros por el mundo de Andariel Morrigan










1.

Mirina, Isla de Lemnos.


– Vamos Keir, ayúdame un poco con esto ¿no?

El susurrar de las sábanas quedaba sofocado con el ruido de las gotas de lluvia golpear contra las ventanas. Keir se apartó de la ventana y se acercó con pasos lentos a donde se encontraba la voz femenina. Ayudó a su novia Bethany a arreglar la cama, no muy convencido en la manía de ella.

– Odio esto, ya lo sabes, luego te hago en amor y terminan en el suelo. – Se quejó él terminando de arreglar el bajo de la sábana.
– La cama queda bonita. Te lo he dicho ya muchas veces Keir. Deja de quejarte. – amonestó Bethany golpeando una de las almohadas con el ceño fruncido.
Keir rodó los ojos y se dispuso a irse.
– Lo que sea – resopló pasándose los dedos entre su cabello negro medio largo. – Estaré en el despacho, por si alguien me busca. – se giró y fue hacia la puerta, marchándose.

Bethany se quedó embobada como siempre al ver la espalda de Keir, sus músculos en movimiento cuando caminaba, su perfecto culo y esas piernas largas enfundadas en un viejo pantalón de mezclilla con algunos agujeros. Hacia tiempo que había dejado de preocuparse por si Keir la dejaba, él nunca le había dicho que la amaba. Pero tampoco le era fiel, al menos dentro de la cama; o fuera de ella.



La primera vez que Bethany había conocido a Keir, él estaba ocupado con una chica rubia dándole una mamada en medio de un bar, rodeado de sus amigos. Niall, uno de los amigos de Keir y ahora su mejor amigo y amante, le dijo que era el pan de cada día de ellos. Que si quería una relación duradera con Keir, le dejara hacer lo que quisiera. Al principio para Bethany no le fue fácil ni agradable ver a Keir incluso con hombres, pero al pasar el rato con ellos conociéndoles un poco cada día, llegó a acostumbrarse.

De eso hacía ya cerca de diez años.

Cuando sólo tenía un año desde que había sido convertida en vampiro y su Sire la había abandonado.
Bethany suspiró al recordar la noche que conoció a su actual clan. Doce vampiros mujeriegos cohabitaban con ella en una de las más grandes casas de Mirina. Ella después de dos años, pasó al lado oscuro y también se encamaba con todo aquel hombre que le prestaba un mínimo de atención a sus pechos. Al principio Bethany pensó que Keir se molestaría, pero se equivocó al ver que él quería participar.

Bethany salió de la habitación, trenzando su cabello largo castaño, iba por el largo pasillo hacia las escaleras que daban a la tercera planta. Como llovía pensó en ir a la biblioteca a leer alguno de los libros que tenían en ella.
De camino vio a varias chicas salir de las habitaciones haciendo el paseo de la vergüenza, aunque dos o tres iban con la cabeza en alto pero con una mirada confundida, como todas las que pisaban su casa. Subió las escaleras orando para que no saliera ninguna de la habitación de Niall.
Al pasar por delante de la puerta, ésta se abrió y salió un sonriente vampiro pelirrojo con ojos violetas.
– Hey chica, ¿Como lo llevas? – preguntó Niall apoyándose en el marco de la puerta con los brazos cruzados delante del pecho.
– Iba hacia la biblioteca – sonriendo ella señaló hacia la puerta con la cabeza. – Cuando deje de llover iré a por algo de comer. ¿Quieres acompañarme? – acarició levemente las puntas de cabello de su trenza.
Quedaron en silencio mirándose a los ojos midiendo como dar el siguiente paso. Niall hizo un gesto con la cabeza hacia abajo, señal para preguntar si Keir se encontraba en su despacho. Bethany asintió ligeramente y se encaminó hacia la puerta de la biblioteca.
– Cuando deje de llover. – respondió Niall cerrando la puerta de su dormitorio, quedando él dentro.

Se dejó caer en su sillón favorito con un suspiro, cerró sus ojos marrones y se masajeó las sienes. Se extrañaba que Keir los dejara estar juntos. Ella había encontrado que no podía separarse mucho de Niall, en cambio se alejaba un poco más de Keir.

Keir levantó el auricular del teléfono y marcó el número de la habitación de Niall, sabía que aún se encontraba allí.

– ¿Sí? – murmuró su voz con acento escocés.
– Despacho. Ahora. – respondió Keir con su tono de líder y colgó sin decir otra palabra más.

Había decidido por fin dejar el camino libre para Bethany y Niall, él sabía que los dos se amaban después de dos años.
Hubo un golpe en la puerta antes de que se abriera, entró Niall y se sentó en una de las dos sillas que había delante del escritorio de madera, donde Keir estaba sentando detrás.
Estuvieron los dos mirándose sin decir nada por varios minutos.

– Beth y tu podéis estar juntos públicamente si queréis, no os tenéis que esconder más de mí. Dado que ya lo sabía. – sonrió ligeramente al ver la boca abierta de su hermano tiempo por siglos. – No os hago ningún bien a los dos, además pienso ir a América por un tiempo con alguno de los chicos, entre la isla y Grecia se están aburriendo sin mucho por hacer.

Niall se levantó de golpe cuando lo que había dicho Keir se asentó en su cerebro, se miraron por unos segundos antes de que Niall desapareciera corriendo hacia la biblioteca donde se encontraba Bethany. Keir se rió entre dientes y siguió con el papeleo.

1 comentario:

  1. Me gusta mucho el estilo que tienes al escribir, es muy ágil y el capítulo se me ha hecho cortísimo♥

    ResponderEliminar

Este blog se alimenta de comentarios.
No se permite spam o faltas de respeto hacia los escritores y hacia la admin del blog

Tu comentario será publicado después de ser aceptado cualquier duda, sugerencia envia correo a lasresenasdeandariel@gmail.com

Las reseñas de Andariel | By Dreaming Graphics Con la tecnología de Blogger