Buscar este blog

Recomendaciones

NO ESTOY ACEPTANDO LIBROS PARA RESEÑAR HASTA NUEVO AVISO

Relato +18 | Jugando con el diablo en la iglesia

23/1/15


Jugando con el diablo en la Iglesia +18













Había seguido a Moira hasta el mundo humano. ¿Qué hacia ella en una iglesia? Sonreí como condenado ante lo que podía hacer con ella en aquel lugar.

Escuché los gritos emocionados que daba por encontrarse ella allí. Aparecí detrás de ella y la abracé por la cintura viendo que tenía encadenado a la pared a un cura y a un humano al otro lado.

-¡Belial!- un grito que hizo eco en toda la edificación.
-Niña mala, ¿Qué haces aquí? - pregunté pasando la nariz por su cuello oliendo el aroma a azufre del inframundo.
Lamí su cuello apartando su cabello negro como el carbón de mi camino y apretaba su cuerpo contra el mío.

-Quería divertirme un poco - respondió ella con aquel tono infantil que tanto me ponía duro como acero. -¿Quieres jugar conmigo?- preguntó con un ronroneo.
-Claro que sí pequeña- a mi contestación dio saltos e hizo palmas de la emoción. -Ya sabes lo que me gusta.

Solté su pequeño cuerpo y me senté en el frío mármol del altar para ver como jugaba con el humano mientras el cura seguía rezando inútilmente.
Moira con un chasquido de sus finos dedos bajó el cuerpo humano a la altura de su boca y le bajo la cremallera, comenzando a mamar de aquella polla.
El humano evitaba gemir por lo que se escuchaban sus inútiles jadeos.

-Basta, nena. - No quería que el humano llenara su preciosa boca de su lujuria quería castigarlo. -Moira como se corra te castigaré sin sexo.- Mi voz sonó firme y seria, poco después retumbó su grito por la idea de dejarla sin sexo y regresó rauda a mi lado. -Buena chica.

- ¿Te gustó lo que le hice al humano? ¿Puedo tener sexo ya?- Sus ojos negros brillaron con lujuria y deseo, sonreí lentamente haciendo que ella comenzara a desnudarse. -Sexo en publico, sexo con publico - canturreaba sin dejar de mirarme a los ojos mientras yo mismo me quitaba la ropa.

Cuando estuvo bien desnuda metí dos dedos entre sus muslos notando la humedad de ella bajar a borbotones. Los aparté y lamí con lujuria.
- Siempre lista para mi- murmuré olisqueando el aroma a mujer que impregnaban mis dedos.

Se arrodilló entre mis piernas con una sonrisa y comenzó a dejar besos por mi polla y a frotarla contra su mejilla con reverencia. Era exquisita.
La levanté del suelo y la dejé encima del altar. Abrí bien sus piernas para ver su centro brillar, rodeó mi cintura con ellas y me empujo contra su cuerpo comenzando a jadear.

- Belial, por favor follame, por favor- suplicaba apretando más mi cuerpo.
Con un gruñido me enterré en su cuerpo y comencé a bombear bien hasta el fondo. Los gemidos de Moira se mezclaban con mis gruñidos y el eco de los rezos del cura y el llanto del humano que no podía terminar.

Notaba las uñas arrastrarse por la piel de mi espalda hasta que sus dedos se enredaban en los mechones de mi cabello negro, nuestros ojos brillaban en la oscuridad. Lamía y mordía los pezones duros de ella, que se había corrido ya tres veces seguidas mientras entraba y salia.

Mi visión se nublo y los dos nos corrimos con un fuerte rugido. Me desplome contra su cuerpo jadeando pero a los pocos segundos comencé a reír. Seguro como la mierda que se habían desmayado los humanos al ver mi verdadera forma de demonio porque los dos se habían callado.
Dejé que sus cuerpos cayeran mientras me vestía y miraba de reojo a Moira que se colocaba bien su largo cabello.

- Bien ya te has divertido y ahora, a casa. - tomé su cuerpo entre mis brazos para que no escapara notando su cuerpo relajarse contra el mio para desaparecer de allí, encajabámos malditamente bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este blog se alimenta de comentarios.
No se permite spam o faltas de respeto hacia los escritores y hacia la admin del blog

Tu comentario será publicado después de ser aceptado cualquier duda, sugerencia envia correo a lasresenasdeandariel@gmail.com

Las reseñas de Andariel | By Dreaming Graphics Con la tecnología de Blogger