Buscar este blog

Recomendaciones

NO ESTOY ACEPTANDO LIBROS PARA RESEÑAR HASTA NUEVO AVISO

My life with immortals

6/11/11

2. Encuentros










Un año antes en Central Park...


Caminaba por central park sin ninguna prisa con la música puesta, era una costumbre mía ya eso de dar paseos largos por Nueva York y más por el parque, me gustaba esa sensación de tranquilidad cuando el sol se pone entre los edificios. Me senté en un banco entre dos árboles, cerré los ojos apagando la música y me quede escuchando los sonidos que había en el parque quedándome medio dormida, como siempre me pasaba.

Me removí un poco al notar una presencia a mi lado observándome, bostecé tapándome la boca y me giré para ver quien seria. Era un chico, delgadito, con tatuajes algo visibles… El pelo lo tenía hacia un lado y rapado, de color negro con alguna mecha roja, un piercing atravesándole la parte de arriba de la nariz, uno en el labio inferior y dos pendientes en las orejas. Tenía los ojos sombreados y parecían lentillas de color rojo, ropa negra gótica. Ladee la cabeza un poco sonriéndole sin dejar de mirarle, suspire cerrando los ojos y cuando los volví a abrir vi que seguía mirándome, me pase las manos por la cara por si tenía algo, pero no tenía nada.

-¿Pasa algo? – pregunte con curiosidad, volviendo a mirarle a aquellos ojos rojos por las lentillas. Me rasque la cabeza sin saber muy bien que pasaba ya que aquel chico había decidido quedarse callado sin dejar de mirarme.

- ¿Quieres tomar algo conmigo? Te invito. – dijo por fin levantándose. Vi que se ponía en frente de mí y me tendía la mano, parpadee sin entender muy bien pero igual le tome la mano levantándome. Me estire y me lo quede mirando aun con curiosidad, era el primer desconocido que me invitava a algo desde hacía años, haciendo que me sintiera algo confusa por aquello. Él sonrió apartando un mechón que tenía en la cara, me sonroje por aquel gesto, y él solo siguió sonriendo por haberme sonrojado. 

- Por cierto, mi nombre es Jayy. Un placer señorita dormilona. - rió a carcajadas por aquello, yo solo pude sonrojarme. Era muy raro que alguien como él, así de guapo, se interesara por alguien como yo, bueno tenia yo mi encanto pero me seguía pareciendo raro. 

Sin darme cuenta vi que ya estabamos caminando para que aquel chico me invitara a tomar, le mire después de un silencio al presentarse. - Yo soy Lauren, un gusto señorito...- ladee la cabeza sin saber que mote ponerle. - Señorito Jayy... Que nombre mas raro... Anda mira, como tú. - esta vez fui yo la que se rió, pero él terminó por también reírse.

Salimos pronto de central park, dejando que aquel chico que acababa de conocer me llevara a tomar algo a algún bar. La cuestión era, que no sabia muy bien de que hablaban dos personas que terminaban de conocerse, por lo que estuve todo el camino en silencio, mirando por donde ibamos, seguiamos en la calle y eso era bueno, no iba a secuestrarme... De momento, claro. 


Por fin llegamos al bar que él quería, tenía el nombre de "Fantagsia". Ladee la cabeza mirando el cartel luminoso, por alguna razón no me sonaba, y eso que llevaba 4 años en la ciudad. Suspire cerrando los ojos y al abrirlos vi que habia abierto la puerta y esperaba a que pasara. Sonreí y entre en el bar tranquilamente, Jayy se puso delante de mi para conducirme a alguna mesa. Al llegar casi al fondo del local, se paró delante de una, me asomé y vi que ya estaba ocupada; fruncí el ceño al ver a un chico del mismo estilo que Jayy pero era algo mas gordito. 

Aquel chico me miró con una sonrisa y rapidamente se levanto acercandose a mi, puso con cuidado sus manos a los lados de mis hombros y me dio dos besos presentandose, estando yo que no entendía aun nada.
- Hola! Yo soy Dahvie, amigo de Jayy - su voz era dulce y calida, aunque sus manos eran frías. Se quedó mirandome posiblemente para que le dijera mi nombre.

- Se llama Lauren, Dahvie... - dijo dándome un toque en la cabeza y se sentó en la silla que no ocupaba Dahvie. Mientras yo, intentaba entender de que iba todo aquello.
Dahvie me sentó en la silla quedando delante de ellos dos, pidio algo para mi de beber y se sentó. Que era aquello? Una cita doble? Un complot de secuestro?

En diez minutos comencé a entender todo, hacía varios días que se habían fijado en mi, en que dentro de lo que cabía no era muy normal que una chica de mi edad solo trabajara y no quedara con amigas. Trabajaba en una cafeteria a tiempo completo, me compraba ropa, salía poco... No tenia ni amigos ni amigas... Y ahora estaba en un bar, delante de dos chicos, que querían ser mis  amigos, aunque me daba la impresión que terminariamos siendo algo mas.

Ellos eran de Hollywood, tenían un grupo en el cual los dos cantaban. Ya decía yo que eran muy raros para vestir así, pero bueno. Me enseñaron algunas de sus canciónes, y me dijeron que tenían un estudio aquí y que ahora no tenían muchas giras. 

A lo largo de la noche los iba conociendo poco a poco, era entretenido y divertido ver como hablaban y se interesaban de mi y de mis cosas. Sin que me diera cuenta, cuando vi el reloj del móvil me di cuenta de que se me había pasado la hora de cenar.


- Aquí hacen comidas, o algún bocadillo - dijo Dahvie cuando mencione que no había cenado. Se levantó y fue hacia la barra a pedirme un plato combinado de ternera y ensalada. 

Sonreí dandole las gracias cuando regreso. Hacia ya unas hora que los dos ya no estaban delante, sino que estaban a mis lados, los tres borrachos, o al menos yo. Comenzaron a darme caricias por el cuello y los muslos con sus dedos fríos, haciendo que ríera pero a la vez soltaba risitas por las cosquillas que me hacian. Siguieron dandome ahora besos por el cuello y acariciandome el vientre, si intentaban tener sexo conmigo en el bar, no iba a negarme...

Sería divertido aquello, pero mi prudencia hizo que mirase hacia el resto del local, viendo que nadie nos prestaba atención, todos estaban metidos en sus cosas. Me lamí los labios notando que Jayy me tocaba el pecho y Dahvie tenía la mano dentro del pantalón acariciandome. Cerré los ojos dejando que hicieran aquello, pero escuche como dejaban el plato de comida en la mesa y se iban, abrí un ojo y la boca mientras se escapaban suspiros.

1 comentario:

Este blog se alimenta de comentarios.
No se permite spam o faltas de respeto hacia los escritores y hacia la admin del blog

Tu comentario será publicado después de ser aceptado cualquier duda, sugerencia envia correo a lasresenasdeandariel@gmail.com

Las reseñas de Andariel | By Dreaming Graphics Con la tecnología de Blogger